martes, 10 de abril de 2012

Alas

Y ahí estaba. Unas hermosas alas presidiendo su espalda, dándole una profundidad digna de admiración.
Las alas, tatuadas en su cuerpo, simple tinta distribuida de tal manera que al mirarla, se asociaran con esa majestuosidad que ella siempre hubiese deseado trasmitir. Ya, que con el movimiento de hombros, se creaba esa danza de músculos, girando en torno a la columna vertebral de la muchacha.
Invitándote a tocarlas, seducidos por su embrujo, ansiando elevarla a lo más alto, queriendo hacerla volar.

Pero, si alguna vez deseo estar en el cielo, que lo hizo y en múltiples ocasiones, no podría haber imaginado mejor escenario que el que en ese momento se le presentaba ante ella. No cabría en su imaginación y nunca hubiera aceptado, que su devoción, alojada a sus espaldas, no la acompañara, o la ayudase a tocar la cima.
Nunca se le paso por la cabeza, que la única forma de tocar el cielo, fuera sepultando sus hermosas alas en un colchón, dejándolas fuera de juego.
De cara al azul infinito, y con un cuerpo ajeno acompañándola.
Flotando sin llegar a volar.

3 comentarios:

  1. Hola! Soy Villa :D
    Te sigo yo también, jeje
    Breves y profundas tus entradas! Ey, se nota que sean ficticios o basados en parte en situaciones reales, escribes con mucho sentimiento!!

    ResponderEliminar
  2. Hola :) Soy la del blog de http://muchasalypocoazucar.blogspot.com.es
    Vengo a presentarte mi nuevo blog :) si te gusta sigueme y avisame para hacer lo mismo. Espero verte :)
    http://minima7fotografia.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Ponme algo bonito :)